bienvenidos

bienvenidos

domingo, 10 de septiembre de 2017

Norberto Ismael Pannone, Presidente de Asolapo Argentina, expone ante la concurrencia en el acto realizado en la Biblioteca Provincial de Salta, Argentina, en el marco del V CONGRESO INTERNACIONAL del PATRIMONIO INMATERIAL, SALTA 2017. Agosto de 2017



Momentos en que Norberto Ismael Pannone, Presidente de Asolapo Argentina, expone ante la concurrencia en el acto realizado en la Biblioteca Provincial de Salta, Argentina, en el marco del V CONGRESO INTERNACIONAL del PATRIMONIO INMATERIAL, SALTA 2017. Agosto de 2017

Norberto Ismael Pannone, Presidente de ASOLAPO ARGENTINA hace entrega de un reconocimiento al Lic. José de Guardia de Ponté, Director General del COFFAR, Salta, Argentina


















Resultado de imagen para coffar


Norberto Ismael Pannone, Presidente de ASOLAPO ARGENTINA, en el marco del VIII ENCUENTRO NACIONAL de FOLKLORE, SALTA 2017, haciendo entrega de una plaqueta en reconocimiento a su intensa trayectoria cultural, al Director General, Lic. José de Guardia de Ponté, en la ciudad de Salta, Argentina en agosto de 2017.-


LA BONDAD, Adela Elisa Cornejo, San Rafaél, Mendoza, Argentina

Resultado de imagen para la bondad
Imagen de: Central de Sermones

LA BONDAD

La bondad es muy valiosa
pues tiene mucha paciencia;
hay que usar la sapiencia
en todas las experiencias.

La prudencia y la confianza
van siempre de la mano
respetando a los hermanos
sin hacerles ningún daño.

La bondad y la comprensión
son una hermosa canción
es algo indefinible,
pero real y tangible.

Ella, no tolera la impaciencia
lucha por lo que cree
que es bueno y justo
tomando un nuevo impulso.


En ese clima de afecto
se hace fácil vivir
y entre todos compartir
este maravilloso vivir.

¡Bondad!
Eres símbolo de paciencia
con momentos de felicidad
para toda la humanidad

©ADELA ELISA CORNEJO, poeta y escritora argentina
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA




CONVIVENCIA, Salomé Moltó, Alcoy, Alicante, España

Resultado de imagen para EL BIEN Y L MAL
Imagen de: Cuaderno de notas - blogger



CONVIVENCIA

Crear conciencia ¿De qué? se dirán muchos, del bien y del mal, se suele responder; dos conceptos inequívocos, pero ¿qué es el bien y qué es el mal? Seguro que podemos encontrar infinidad de personas, que lo que unas consideran buenas, para otras no lo son y viceversa, pues eso, lo bueno no es forzosamente el bien. Si agrupamos los conceptos, tenemos que lo bueno es lo que me gusta, lo que me da placer y satisfacción y lo que me causa dolor y frustración es lo malo. Adentrándonos en el tema la cosa no está tan clara, porque si analizamos el sadomasoquismo, vemos como el marqués de Sade, nos dice sentir placer a través del dolor ¿o era ya la sinrazón y la locura?
Han pasado muchos años y nos preguntamos si al día de hoy que ya gozamos de una plena “democracia”, (queda entre comillas, expresando duda), hemos avanzado cultural y técnicamente, si todos estos avances han mejorado nuestra existencia, nuestra vida cotidiana. Aquella noticia de “la ballena azul” que pienso que las autoridades habrán mediado ante tamaña aberración y hoy nos volvemos a sorprender al ver a unos muchachos que se echan cubos de agua hirviendo. ¿Cómo es esa gente? En realidad esa juventud ¿son el caldo de cultivo para crear fanáticos de toda grey?
Los acontecimiento ocurridos en Barcelona últimamente, nos hacen abrigar una gran preocupación y por supuesto desencanto, ahora no hacen más que acusarse mútuamente los dos gobiernos y nadie responde a las preguntas que creo importantes de quien finanza a los terroristas, cómo se forman para llegar a estos extremos. Supongo que los padres llevaran a las mezquitas a sus hijos y escucharan igualmente los discursos radicales y ¿no interfieren cara al orador?
Una democracia responderá siempre a los tres conceptos que ya la revolución francesa puso en marcha: Liberté empezando la tuya al término de la mía, Fraternité “autant que possible” como dicen los franceses a lo que yo añadiría, y Egalité con el máximo respeto a las diferencias que nos asisten y que tenemos que respetar con gran voluntad. La convivencia es un gran valor que nos incumbe a todos.
©SALOMÉ MOLTÓ, poeta y escritora española
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA
                                                                                                                                


RÍO DARRO , Ángel Medina, Andalucía, España


Imagen relacionada
Imagen de: tripadvisor.com

RÍO DARRO                                          

Rio Darro, ¡ah!  Río Darro                                                
Cristalinas   tus   aguas bajan
Blancas como guijarros
Bajo hollados puentes viajan.

A un lado, la bella   Alhambra
Al otro, dédalo de callejuelas
Piedras   sarracenas que siembran
Historias; vigilantes   centinelas.

Paseo de los tristes, que cantas; a tus píes
Alameda de vetustos caserones
Hilos de plata tejes, mientras sonríes
Vergel que florece pleno de pasiones.

Rincones   donde se esconden   romances
Viajeros que   tu curso remontaron
Y una vez atrás   dejaron tu cauce
 Sus cuitas   ciegas arriba labraron.

Si como tú, también pudiera ser
Sendero   estrecho, alma sin   mancha
Recordar quisiera   tu atardecer
Que la rosaleda morisca ensancha.

¡Ay! Río Darro, ¡Ay!  Río Darro
Mirador con   tumulto   de   ola
Quejido de guitarras, desgarro
A los pies de una farola

Albaicín, remembranzas   que   dormitan
Jardines que se desnucan por tu tajo
Muros gastados del templo la limita
Plazoleta donde el Tenorio musitó cabizbajo.

Recoleta, empedrada, ya sin   belleza… sola
Árboles de hojas perennes o caducas
Fuente de mármol, blanco amapola
Pan mojado, salsa de caracol, manduca.

Suspiros que la palabra retarda
Lágrimas encierran el tarro
Y al abrirse, el   cielo   las guarda.
¡Ay!  Río Darro, ¡Ay! Río Darro

©ÁNGEL MEDINA, poeta y escritor español
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA

http://novelapoesiayensayoangelmedina.blogspot.com



PARQUE LEZAMA, Antonio Las Heras, Buenos Aires, Argentina


Resultado de imagen para PARQUE LEZAMA
Imagen de: Taringa

PARQUE LEZAMA

Alejandra creció de golpe. Allá, entre las oscuridades provocadas por los árboles altos. Creo, pero no estoy seguro, que caminé unos pasos… Evidentemente, fui hacia ella. Pero, en ese momento, nuevos juegos de sombras y luces; unas pocas, proyectadas por la iluminación del templo, me mostraron en el piso – ese suelo conformado por baldosas centenarias - la imagen de María Teresa. Sé que me detuve casi espantado. Miré hacia los lados y nada había. La soledad y la lluvia – densa – haciéndome compañía. Y allá, a no más de veinte pasos, Alejandra… O, como diría Sábato, el fantasma de Alejandra. Pero para mí, viva o habiendo desencarnado, sólo existía ella. Esa mujer que aprendí a AMAR, así, escrito todo en mayúsculas, a través de aquel libro que, habiéndoseme impuesto desde las profundidades inconscientes de mi mente en vano siempre atormentada por angustias y búsquedas de absolutos, en ésta ocasión singular y extraña a la vez, se había transformado en realidad perceptible.
            Allí estaba Alejandra y, más acá, a causa de las sombras generadas, la imagen de María Teresa. Esa chica, esa casi mujer sufriente, asustada de la soledad que parecía querer acompañarle, con la que recorriera en tiempos que se me hacen lejanos (aunque apenas hayan pasado unos meses), el Parque Lezama con la esperanza – remota, pero justificada – de encontrar a Sábato cavilando meditaciones sentado en uno de esos fríos bancos de inhumano cemento que hay, de tanto en tanto, en los senderos.
            Beatriz apareció en mi mente. Ella, desde lejos, desde Jujuy, en aquel remoto lugar donde muriera asesinado por el enfadado marido de una de sus amantes don Juan Galo de Lavalle, custodiaba mis acciones y protegía mi existencia. Algo así como si por telepatía me dijera: “Tranquilo, siempre estoy yo; nunca faltaré.”
            Y entre la lluvia, entre esa espesa caída de agua que se empeñaba por conseguir taladrar mi impermeable y horadar la gorra a cuadros que, cual émulo de Sherlock Holmes, estaba usando, tomé la decisión de ir en busca de Alejandra quien, una vez más, prefirió esconderse entre la penumbra y el pasto crecido, entre los ladrillos y los altibajos del camino, escapando de mí, del acecho de quien la AMA, todo con mayúsculas, aunque esté lejos, muy lejos, tan lejos, oculta – se me ha ocurrido – entre las páginas de alguna primera edición de Sobre Héroes y Tumbas, tratando de engañarme, como antes lo hiciera con el mismo Sábato, haciéndome creer que está muerta cuando, en realidad, como pude establecer en mis investigaciones, escapó y nunca llegó a la tumba luego de sucedido lo que tuvo lugar en el Mirador y espera ansiosa cuanto a la vez implacable que otros, como yo, se acerquen en las lluviosas noches de otoño a buscarla con desesperación, el cuerpo transpirado, el corazón exaltado, la mente trastornada, así como antes lo hiciera Martín. Durante años.

Barrio de Villa Devoto, Ciudad de Buenos Aires, 27 de febrero de 1977

©ANTONIO LAS HERAS, poeta y escritor argentino
MIEMBRO ASESOR CULTURAL DE ASOLAPO ARGENTINA




TIERRA MÍA, Ady Yagur, Israel

Resultado de imagen para argentina

Imagen de: www.iadb.org


TIERRA MÍA

Llegué al mundo un día sereno
llorando libremente  sin saberlo,
mi madre era espejo de  mi alma
en la tierra amada que acunaba.

Mi abuelo era solo un inmigrante 
venido de Europa  ante la guerra ,
mi tierra  lo recibió un buen día
cuando  la luna llena  lo llamaba.

Gracias tierra que me vio nacer
hoy siento  una gran nostalgia,
esa que me hace amarte  pura
viviendo en lejanas geografías.

Argentina de Andina cordillera
con  tus cimas de color blanco,
Perito Moreno es bello glaciar
orgulloso señor de mi tierra.

Déjame que cante tierra mía
a la paz entre verdes jardines,
por eso dialogo  hoy contigo 
acariciando nuevas primaveras..

©ADY YAGUR, poeta y escritor argentino


MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA

sábado, 2 de septiembre de 2017

“JUVENTUD”, Carlos Rodolfo Ascencio Barillas, El Salvador

Resultado de imagen para dia de la juventud
Imagen de: Diario La Verdad de Vargas


“JUVENTUD”

“EL DIA INTERNACIONAL DE LA JUVENTUD, 2017”
12-8-2017

Oh juventud de las estrellas, juventud de mis pesares
tu viajabas en un bajel por  los inmensos  mares
y quise comprender para que me comprendieran
mis expresiones fueron ánimas de los altares
y  busque respuestas, también quise gritar en místicos cometas
Yo fui un solitario que con el agua lloraba
fue su compañía, la inmarcesible noche de mi juventud ,
sonreía a los que me miraban, y esperando soñaba
con la resplandeciente estrella, y la uvas de tu boca
a tropel los montes, quebradas el corazón provoca
en los riachuelos una esperanza en mi se encendía
luces del horizonte, oceánica travesía
quise enfrentar todo, y lo demás se desvanecía
y soñé encontrar todo lo que había perdido
y  encontré en mi río solo despojos
quise comprobar la traición de sus ojos
fue mi juventud que en desbandada surcaba el cielo
a galope águilas y avispas en pos de mi anhelo
busque el mejor escondite, el silencio de mi alma
y la inmensa agonía con mi triste calma
no sé si fueron acertadas todas mis decisiones
pero mis ilusiones me dieron muchas conclusiones
amar para no ser amado, y llorar las cadencias de la risa
el fuego fulgurante viajaba con su leve brisa
Yo quise ser el arquitecto en la gran sombra del mundo
y dormir hasta despertar en mi improvisado asilo
fueron horas rápidas, de pesar muy profundo
huestes muy armadas, y mi vida de trepidante hilo
pero el amor de mis ensueños sangro la cruel herida
y aunque muera de dolor, sangrienta movida
es larga la vida, pero es más corta la juventud
de arrebatos violentos que en el corazón se agita
Yo busque por los bosques, y nunca la encontraba
era una bella mujer que mi alma azotaba
y es de alta estirpe que con su mirada asolaba
nacer en su pecho la palabra que maltrata
del puro amor que turbulento, callada me maltrata
adiós juventud de la eterna aurora, y luminosas infinitas
me distes placer, pesar y fe que con tus besos me quitas
¡oh juventud, un diamante bien tallado!
y un triste corazón destrozado…

©CARLOS RODOLFO ASCENCIO BARILLAS, poeta y escritor salvadoreño
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA



AMO, Antonio Las Heras, Buenos Aires, Argentina

Resultado de imagen para poeta enamorado
Imagen de: Un Poeta Enamorado ღ - blogger


AMO

Amo conductas, estilos, detalles.
Me enamoro de personas por que pronuncian
determinadas palabras y nunca otras.
Amo miradas profundas de ojos fijos,
situaciones que excitan por lo siniestro,
adecuados entrelazamientos de dolor y alivio.
Fragmentos disímiles sobre un mismo ser.
Amo a la mente capaz de un estilo arriesgado
donde cada momento de la vida sea una puesta
en peligro; posible pérdida de lo conseguido
o esperanza para un hallazgo mayor

sólo sostenido por un turbio deseo reiterado
que aparece una y otra vez en la memoria.
Me enamoro de espíritus riesgosos, perturbados,
producto de la enajenación creativa, desgarrada,
aquella que permite la comprensión cabal y plena
de que la única escapatoria imposible
es la que persigue evitar ser uno mismo.
Me enamoro de seres inusuales capaces
de vivir a velocidades que atemorizan
pues admiran tomar rumbo hacia lo ignorado.

Amo conductas, estilos, detalles. Es cierto.
Amo historias que habrán de suceder
y esperanzas transmitidas por viejos sucesos.

©ANTONIO LAS HERAS, poeta y escritor argentino
MIEMBRO ASESOR CULTURAL DE ASOLAPO ARGENTINA



MUNDO ILUSORIO, Delia Checa, Mendoza, Argentina

Imagen relacionada

Imagen de: Taringa


MUNDO ILUSORIO

“El alma del poeta
 se orienta hacia el misterio
 Sólo el poeta puede
mirar lo que está lejos.”
                                             Antonio Machado  
                                          
Humano:
vives un mundo,
donde reina la ilusión;
inmenso espejo.

En añicos dividido,
en cada trozo existe
una imagen de ti...
Ves, entonces,
múltiples reflejos de tu ser.
Lo ruin o la belleza
del mundo están dentro tuyo.
Esa existencia,
contradictoria y compleja, 
sólo es extensión de tu interior.

Hasta que un día...
En algún momento...
En algún lugar...

Sentirás que tu ser
se expande y que abraza
todos los fenómenos
de la naturaleza: flor,
amanecer, roca, árbol...

Todos los humanos
serán también parte
de tu Yo extenso, infinito...

Entonces… lleno de luz,
con trinar de pájaros
circulando por tu sangre
y la piel en llamas,
mientras la alegría te desborda,
bailarás tu danza cósmica,
por la eternidad...

©DELIA CHECA, poeta y escritora argentina.
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA


FANTASÍA Y REALIDAD, Yolanda Elsa Solis Molina, Barcelona, España

Imagen relacionada
Imagen de: Youtube

FANTASÍA Y REALIDAD


HE DESCUBIERTO LA BELLEZA DE ESCRIBIR IRREALIDADES, NADA SORPRENDE EN ESE ÁMBITO, TODO PUEDE OCURRIR.  DIVIERTE FRECUENTAR LA FANTASÍA, SIN QUE LA DUREZA DE LA REALIDAD. SE INTERPONGA…

EN UN MUNDO QUE GALOPA POR LOMAS INVENTADAS, CON CIELOS QUE DESPRECIAN EL CELESTE DE LA BÓVEDA TRADICIONAL, QUE SE ABREN ANTE NUESTROS OJOS, RESOLVIÉNDOSE EN ÍNDIGOS QUE DE PRONTO SE TRANSFORMAN EN ROJIZAS LLAMARADAS, EN MARES QUE SE INTERNAN EN TÚNELES SUBTERRÁNEOS PARA LUEGO SUBIR A LA MONTAÑA, TAMBIÉN PUEDE NO SORPRENDER, EL EGOÍSMO Y LA INDIFERENCIA DE LA HUMANIDAD…

PUEDEN INCORPORARSE A ESA POSTAL IRRAZONABLE, LA INDIFERENCIA POR EL SUFRIMIENTO AJENO, LA IMPASIBLE TOLERANCIA DE LOS NIÑOS CON HAMBRE, LA BÚSQUEDA A CUALQUIER PRECIO DE UNA FELICIDAD IMAGINARIA, LA MALDAD INNATA QUE SE REGODEA CON LA VENGANZA, LA VIDA QUE SE EXTINGUE EN CAMPOS ARRASADOS, EL MUNDO INACABADO DEL QUE EL HOMBRE NO SE HACE RESPONSABLE DE COMPLETAR…..

AHORA SÍ… EN EL PUNTO FINAL, SE PUEDE RETOMAR LA CUERDA DE ESA COMETA DE FANTASÍA Y ES DOBLEMENTE RECONFORTANTE, NO PERDER DE VISTA QUE LA REALIDAD AÚN EXISTE, COMO RAÍZ QUE NOS ASEGURA, OTRA OPORTUNIDAD DE HACER ALGO PARA QUE LA TIERRA, NUESTRA ÚNICA CASA, NOS DE UNA ÚLTIMA OPORTUNIDAD DE REINVENTARLA.

©ELSA SOLÍS MOLINA, poeta y escritora argentina
MIEMBRO HONORIFICO DE ASOLAPO ARGENTINA

TI AMO QUANDO, Guillermo Fernández del Carpio, Arequipa, Perú

Resultado de imagen para pareja de enamorados
Imagen de: Pinterest


TI AMO QUANDO

 Ti amo quando ci sono silenzio,
 (Te amo cuando hay  silencio)
 ti amo quando ci sono vento, sole y luna
 (te amo cuando hay viento, sol y luna);
 come luce in il anima,
 (como luz en el alma)
 come luce che calma,
 (como luz que calma)

Tu sei mi amore e sole,
 (tú eres mi amor y sol)
 in la bella poesia,
 (en la bella poesía)
 in la giogia di giorno,
 (en la alegría del día)
 in il verso di la melaconlia
 (en el verso de la melancolía).

Ti amo quando ci sono dolore
 (Te amo cuando hay dolor),
 dunque, tutto si fa infinito
 (pues, todo se hace infinito).
 Ti strano oggi e mattina
 (Te extraño hoy y mañana),
 ti strano  in silenzio, quando mio anima si calma
 (te extraño en silencio, cuando mi alma se calma).

 Ti amo amo ci sono freddo
 (Te amo cuando hay frío),
 dunque tutto mi cuore questo è e mio
 (donde todo mi corazón es tuyo y mío).

©GUILLERMO FERNANDEZ DEL CARPIO, poeta y escritor peruano
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA



FILOSOFÍA Y POESÍA: RELACIÓN Y DIÁLOGO, George Reyes, Ciudad de México


Resultado de imagen para filosofía y poesía
Imagen de: Pinterest

FILOSOFÍA Y POESÍA: RELACIÓN Y DIÁLOGO

Juntos están, los más amados, en las más separadas montañas
Hölderlin
                   

       Hay quienes piensan  que entre la filosofía (razón) y poesía (literatura) existe una enemistad acérrima que no puede ser solucionada ni disimulada, que se comprueba en el hecho de que esta  última fue desterrada de la ciudad ideal por parte de Platón en su obra La República.[1]  En cambio, para otros, pareciera que la filosofía es sinónimo de poesía o viceversa; por ejemplo, el Materialismo filosófico como teoría de la literatura considera que esta enemistad no procede, ya que la literatura es el resultado de la razón humano y, como tal, es construcción humana que brota de la razón humana; cuando se habla  de irracionalismo en la literatura este no es más que de diseño, es decir, fingido.
       En línea con el materialismo filosófico, en contextos académicos la opinión generalizada es que durante el siglo XX y XXI la filosofía francesa ha requerido de la literatura y de las artes en general para construir su pensamiento; en otras palabras, en esta filosofía la literatura y las artes en general han servido no solo de tema u objeto de estudio, sino también de material para construir su pensamiento tanto crítico como creador, piensa Cuitláhuac Moreno Romero. Desde el ángulo sicoanalítico, Margarita Carrera, poeta y ensayista guatemalteca laureada, sostiene que hay una relación estrecha entre filosofía y poesía; el lenguaje poético revela verdades que luego la ciencia descubre mediante sus métodos rigurosos.  
        En este contexto de multiplicidad de opiniones, pretendo en este ensayo expresar mi opinión sobre la relación analógica, es decir, equilibrada existente entre la filosofía y poesía, y el diálogo que se establece entre ambas, sin olvidar sus reales diferencias. Obviamente, será sin rigor académico y sin pretensión de palabra final. 

Diferencias

         El discurso filosófico es, además de racional, proposicional, esto es, afirma determinadas cosas y niega a la vez el opuesto de ellas; por ejemplo, afirma Antonio Cícero (en “Filosofía y poesía”, La jornada semanal N° 806 (2010), la filosofía empírica afirma que todo conocimiento proviene de la experiencia, en tanto la racionalista considera que no todo conocimiento proviene de la experiencia, puesto que hay cosas que se pueden conocer a priori.  Es más, prosigue Cícero, cuando uno se interesa por el contenido filosófico de determinado discurso, quiere saber qué afirma y qué niega y si lo que afirma es verdadero y lo que niega es falso; en efecto, se argumenta que la filosofía tiene por objeto la verdad objetiva[2] que jamás ha sido bella y, la poesía, lo bello que es como decir lo falso o una verdad relativa y limitada a la mera experiencia subjetiva.
       El discurso poético, en cambio, no es proposicional porque no afirma ni niega nada, aunque todo poema es una mímesis o representación de la realidad porque siempre parte de esta y nunca totalmente de la imaginación pura.[3] Con todo, cuando un poema dice: “No podía respirar porque moría como olas de río urbano”, pareciera una proposición afirmando una determinada cosa que nos es familiar. Sin embargo, se podría afirmar que se trata de una pseudo proposición por tres razones esenciales, como bien propone Cícero (en “Filosofía y poesía”). Destaco solamente dos de ellas; una es porque, aparte del poeta, nadie más podría saber si tal declaración es verdadera o falsa, aunque se puede entender y hasta saber en algún grado aquello que afirma; la otra es porque la verdad o falsedad de lo dicho en el poema no tendría importancia en su valoración estética.
         Con lo anterior, sin embargo, no quiero decir que la poesía sea producto total de la imaginación u obra total de la imagen y que carezca de ideas (verdades) objetivadas. ¿Acaso no es producto de todas las facultades humanas: intelecto, intuición, emoción, experiencia, sensibilidad, cultura y hasta sentido del humor? Por lo tanto, la poesía es concepto e imagen, pensamiento y lenguaje que exige a la razón conocimiento, sin olvidar que es también musicalidad de la expresión verbal y escrita, y elaboración de material fónico. La filosofía, en cambio, es producto irreductiblemente abstracto del intelecto o de la razón, aunque ciertamente también se sirve de la imaginación (G. Vattimo; Sergio Givone, citando a G. Leopardi). Para distinguir entre la verdad que posee y se experimenta en la obra de arte, y la verdad objetiva que persigue la filosofía a través de la argumentación, piensa G. Vattimo, hay que tener clara la diferencia entre concepto e imagen. Además, agregaría, habría que evitar no solo identificar totalmente la filosofía con la poesía, sino también separarlas tajantemente. Esto nos lleva al apartado siguiente.

Relación y diálogo

       Al igual que la filosofía, la poesía aspira a conocer y exige conocimiento, ya que ella contiene y comunica ideas (verdades) objetivadas formalmente en el poema, pero mediante estrategias y recursos distintos como son la oblicuidad metafórica y simbólica. Margarita Carrera sostiene que el lenguaje poético revela de manera profunda la verdad y que esto es sostenido por los psicoanalistas freudianos —entre otros—, pero que adversan filósofos tradicionales. Juntamente con E. Trías considero lo que ya he dicho: la filosofía y la razón, también precisan de imaginación/imágenes, pues lo exige no solo la materialidad de la escritura y de la palabra, sino también la comunicación; según Trías, no existe palabra ni escritura que no se encarne en la materialidad del discurso o del diálogo, o del texto literario.
      Sin embargo, continúa Trías, lo que en primer plano debe promoverse en la filosofía es otra cosa. Y esa otra cosa se nutre, como de su naturaleza física, de la imagen y del sonido, pero estilizando ambas hacia una tensión radical de elaboración conceptual. Por eso, prosigue Trías, el ensayo filosófico, cuando lo es de verdad, constituye el género más complejo y expresivo, ya que hace tientos con la escritura y el lenguaje, pero siempre dejando que asomen, y finalmente se produzcan, verdaderas construcciones conceptuales. Con todo, según Trías, no hay filosofía sin estilo, escritura (expresión escrita) y creación literaria, pero tampoco sin elaborada carga o urdiembre conceptual que, de alguna indirecta manera, nos deje ver alguna familiaridad con la buena poesía. En este sentido, Trías piensa que es falso pensar que la filosofía o el concepto es alérgico a la experiencia o que es incapaz de despertar, al igual que la buena poesía, emociones estéticas.
        El buen concepto filosófico logra mucho de lo anterior. Es por eso que el entendimiento cabal de las mejores propuestas filosóficas produce una profunda emoción estética. Así, la filosofía es literatura de conocimiento; hay quienes piensan que, de algún modo, es un género literario y, así, en muchas ocasiones, no procede distinguírsela de la literatura. Se puede hacer filosofía literariamente; pero también, según Trías, se puede leer filosóficamente un texto literario, pues la poesía puede proveerse de argumentación filosófica para suscitar su despliegue de imágenes y ritmos, así como sucede en los “Cuatro cuartetos de Eliot, donde el unísono argumental de una lección filosófica sobre el tiempo permite la conjugación de Muchas Voces; Muchas Voces y Muchos Dioses, como el Mar”.
       Un ejemplo de lo anterior sería Nietzsche; siendo filósofo, fue también poeta, ya que hizo del pensamiento asistemático y aforístico una de sus máximas a través de un estilo poético cautivador, aunque en Así habló Zaratustra acusa a los poetas de superficialidad. Otro sería el filósofo (epistemólogo), poeta, físico y crítico literario francés G. Bachelard (1884-1962); él se distinguió como filósofo de la ciencia, pero también por aceptar la imaginación y el sentimiento poéticos y no solo la razón, y por encontrar contenido filosófico en la poesía (M. Beuchot). ¿Y por qué no también Rubén Darío con su antología Poemas filosóficos?
       Habría que agregar algo del aporte de Heidegger, seguidor de la poesía de Hölderlin.  Este célebre filósofo le da especial importancia al lenguaje en el campo de la filosofía, a tal punto que lo que plantea no es tanto una filosofía del lenguaje, sino una reflexión ontológica de la relación del hombre a través del lenguaje, con el Ser. Esto lo llevaría a considerar “la esencia del lenguaje desde la esencia del ser”. De aquí, según Margarita Carrera, la expresión “el lenguaje [en el que se manifiesta o se da la poesía] es la casa del ser”, sobre la que Heidegger levanta su filosofía, solo había un paso; pero este paso fue —aunque él se niegue a reconocerlo— metafórico, poético. Pues, continúa Carrera, por prejuicios de la filosofía tradicional —de la que él no escapa—, este niega que su bella y verídica frase sea imagen y, mucho menos, una manera “metafórica” de pensar, ya que ello sería impropio de lo que se considerara filosofía.
      “La metafórica expresión heideggeriana”, concluye Carrera, “alcanza significados no previstos por el mismo Heidegger: el lenguaje es la morada, el recóndito albergue de ser del hombre y del ser de todas las demás cosas, gobernada de manera inexorable por una poderosa fuerza, equivalente a la fuerza del inconsciente del humano”. De ahí que Carrera, antecedida por los españoles, Miguel de Unamuno y María Zambrano, reivindique el poder cognoscitivo de la metáfora que, rica en sentido y extraña a la abstracción, se opone a la sequedad del concepto (Javier González Serrano,María Zambrano: sabiduría del ‘dejarse ir’”).
        Ahora bien, si entre la filosofía y poesía hay una relación en que ambas combinan la ciencia (razón) y la poesía (literatura), esta relación también es analógica, con lo cual la poesía no resulta totalmente racionalista ni intelectualista ni totalmente irracionalista ni sentimentalista pura. Esto es porque ella sabe unir esos opuestos (razón y poesía) en una dialéctica abierta,[4] más allá de la contradicción, encontrando las compatibilidades y la manera de hacer complementarios tales opuestos y sin que ellos pierdan sus características antagónicas. Así, aun con riesgo de caer en el equivocismo ―múltiples significados― en la poesía esos opuestos se mantienen en un equilibrio proporcional que es el del analogismo. Es la actitud analógica de Nietzsche, Bachelard y de muchos otros filósofos-poetas y poetas-filósofos contemporáneos anónimos.   




[1] Así, los intérpretes de Platón (y todos quienes piensan hoy como ellos) consideran que el poeta se ausenta cuando el filósofo aparece y viceversa, con lo cual se quiere decir que cuando un poeta escribe un poema, pensando filosóficamente, desaparece la poesía; mientras que la tarea filosófica jamás podrá ser poesía. 
[2] Con el cometido de propiciar o ahondar la comprensión de nuestro tiempo y de nuestro pasado, proveyendo del engranaje conceptual, con todo lo que esta tarea compleja entraña.
[3] ¿Será, entonces, verdad total decir que la poesía es una deliciosa mentira? El poeta más bien crea imágenes sobre la realidad. En este sentido, como opina Octavio Paz, la literatura expresa a la sociedad, la retrata, revela y recrea, aun cuando no sea literatura de denuncia social. Como lo recalcaré más adelante, la poesía no parte totalmente de la imaginación ni es totalmente irracional ni racional, como pareciera pensar el Materialismo filosófico, porque ella puede ser analógica o equilibrada en el uso de la razón y sinrazón; exige conocimiento, pero no es solo conocimiento, aunque hay poesía racionalista, intelectualista o proposicional.
[4] Contrariamente a la de Hegel, cuya dialéctica no admite los contrarios y los absorbe en una síntesis.

©GEORGE REYES, poeta y escritor mexicano
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA