bienvenidos

bienvenidos

sábado, 18 de noviembre de 2017

El origen de las palabras: Refalar. Mulato. Jota, César Tamborini Duca, León, España

El origen de las palabrasRefalar. Mulato. Jota






Refalar. Mulato. Jota
1.      Refalar
¡refalada!

El vocablo criollo refalar proviene de resbalar, suplantando a éste en Argentina y Uruguay. Ese agregado de la efe en lugar de ‘sb’ lo mejora al hacerlo más gráfico, pues da la sensación implícita de realizar esa acción en el verbo. Si aceptamos que resbalar proviene del latín  relabor relabi que a través de las generaciones sufrió cambios fonéticos por los que traspuso dos consonantes y agregó otra, cambiando además una vocal, mayor facilidad encontró el término para mudar en el habitual vocablo rioplatense.

2.      


Bernardino Rivadavia

Mulato



“Mulado” era el hijo de moro y goda o viceversa, por lo tanto, más oscuro que el godo y más claro que el moro. El vocablo árabe es muallad, que en Hispania se transformó en muladi primero y en mulato más tarde, cuya analogía con mula (no con ‘mulo’ como dicen los filólogos) fue aprovechada para hacerle etimología por la coincidencia de ser la mula producto característico de dos razas diferentes, como el mulado.


Transportado el vocablo a América por los negreros, con el uso llegó a sonar mulato, aplicado al producto del cruce de la raza negra con la blanca. En su última forma esa palabra es probablemente de los mismos negros, y se incorporó a los lenguajes europeos que tuvieron contacto americano, sin otra alteración que la inevitable prosódica o fonética.
(La voz pardo que usamos en el Plata como sinónimo amable de mulato procede de las Antillas)
 Esta es una transcripción de una nota a pie de página del libro “Cosas de Negros”, de Vicente Rossi, de la pág. 236 de la 3ra. Edición.




3.      








La Jota

Iota (Ι ι) es la novena letra del alfabeto griego y tiene un valor de 10 (ιʹ) en el sistema de numeración griega. La palabra iota es usada en inglés y en francés para expresar pequeñas cantidades.
La letra jota no existía en el alfabeto romano, en el que se confundía con la “i” pero ambas están emparentadas en tal medida que la letra jota se pronuncia como “i” en el alemán moderno y en otras lenguas. La jota fue introducida en la imprenta por tipógrafos holandeses y llegó al español de la mano de uno de ellos, Pedro Ramus, razón por la cual hasta algunas décadas atrás, muchos la llamaban “jota de Holanda”. Sin embargo los holandeses no inventaron la jota; la tomaron de la iota griega, que provenía a su vez de los alfabetos hebreo y caldeo, en los cuales era la letras más pequeña; de ahí surgió la expresión “no sabe ni jota”, que equivale a “no sabe nada, ni la letra más pequeña”.
Eugenio de Nora en “Futuro Envejecido” (España, pasión de vida) recrea la letra “J” en estos versos:
…”La letra jota de jugar, jardín, / las letras de alegría que arden solas, / ¿dónde están? Quisiéramos saber”…

Pero si nos atenemos a la palabra jota en lugar de la letra j debemos remontarnos a la época de la influencia árabe en el mar Mediterráneo; ésta se dejó sentir fundamentalmente en el sur de Italia y de la península ibérica, y esa influencia también apareció en los bailes, siendo la jota una danza morisca hasta en su propio nombre, si tenemos en cuenta que su autor fue el músico árabe Aben-Jot, que residía en el reino de Valencia. De ahí se extendió a otros sitios, fundamentalmente al reino de Aragón.
Es muy probable que la modificación lingüística haya recorrido el siguiente camino: sus adeptos la llamarían en un primer momento “la danza de Aben-Jot”, transformándose posterior y sucesivamente en “la de Jot”, “la Jot” para concluir con el conocido nombre de “la Jota”. Las migraciones, la transmisión oral de las lenguas en sucesivas generaciones, los cambios fonéticos propios de distintas familias, tribus o etnias, traen aparejados estos cambios que no deben sorprendernos, como puse de manifiesto en mi artículo. 


©CÉSAR TAMBORINI DUCA, poeta y escritor argentino
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA




CUENTOS – TRÍADA SOCIOLÓGICA, Por Adrián N. Escudero (Santa Fe, Argentina)

Imagen relacionada
Imagen de: plenitudyconsciencia.blogspot.com

CUENTOS – TRÍADA SOCIOLÓGICA


El Uno - CASO POLICIAL[1]
Porque hay de todo en la viña del Señor…
Y la Mujer es un misterio: un misterio que hay que descubrir cuando no, aprender a desentrañar todos los días…
   Ahora, te veo…

   … ¡Sos un hijo de perra! ¡Hace más de diez minutos que venimos marchando y no dijiste una palabra! ¡El soplón del Turco me dijo que ibas a hablar, gallina emplumada! ¡Y esta vez me cobró doble el desgraciado! Mirá, ¿sabés lo que voy a hacer pedazo de cebolla de verdeo? Voy a poner la sirena. Y cuando ponga la sirena no va a ver semáforo en rojo que me pare. Y cuando lleguemos… Pobre de vos si te agarra la Sargenta Tomasa. Ésa es más dura que un policía con cuarenta años de servicios como yo… Y te va a hacer cantar de lo lindo, ¿sabés? Yo te lo digo por las buenas. Hablá y aquí no ha pasado nada. El Turco no puede haberme mentido. Sabe en lo que se mete si, en la más mínima, llega a burlarse de mí… ¿Entendés? Ahh… Seguís mudo. Mirá que la jaulita adónde vas es mucho más grande que la que te van a dar si no hablás… Y bueno… Ya que te hacés el duro, ahí va la sirena…
   Y como un desgarrado alarido de parturienta mal atendida, la sirena policial estremeció avenidas y paseos, hasta acallarse plácidamente cuando el auto ingresó a Barrio Las Flores…

   “En serio, vecino. Me dijo la nieta que le dio un montón de oportunidades al bicho. Pero no quiso hablar… Y él le había jurado a la Tomasa que iba a llevarle un loro que hablaba como el otro que, hace unos días, había sido festín del gato de la Nancy (¡Esa prostituta! ¡Pero qué buena está!; ¡mamita!). Y parece que el bicho cuando vio semejante tijera acomodada en el gaznate lo intentó; pero fue tal el susto que tenía, que no pudo desarrollar todo el repertorio que se había preparado durante su viaje en auto… Como por ejemplo, decirle que el Turco se la tumbaba a la Tomasa cada vez que él tenía guardia y los francos se los dibujaba a favor de otros colegas… Ahora, ¡qué b… el Turco: venderle un plumífero que compartía su despacho en la Seccional y lo podía dejar en evidencia… Y a nosotros también.  Digo, a todos los que hacemos con la Tomasa lo mismo que con la Nancy!”

   “Y ella, la nietita, que no le tiene asco a nada, después de que su abuelo se fuera hasta el galpón de herramientas refunfuñando con una metralleta de palabras procaces, juntó la cabecita del pobre bicho que había quedado como una pelota de tenis a la sombra del árbol frutal aquél que, al menos, tuvo la delicadeza de simularla entre el enjambre de sus naranjas caídas y dispuestas a abonar el suelo de nutrientes… También buscó al cuerpito del loro que había sido arrojado más allá y colgaba como una hoja de parra de la higuera del fondo de la casa. Y, como toda niña buena, la Lucía cavó una pequeña sepultura, hizo con dos palitos silvestres una crucecita maltrecha, y después de enterrarlo con un padrenuestro en los labios, tapó el cuerpito con tierra y maleza, y entronizó la cruz con un suspiro largo y lluvioso”…

   “De última, me dijo que después hablaría con el abuelo para serenarlo, mientras la Tomasa, a los gritos, la llamaba –amenazante- para tomar la sopa porque se enfriaba… ¡Qué increíble, amigo! Así que vamos a tener que poner las barbas en remojo por un tiempo; o, como dijo un General,’ desensillar hasta que aclare’. Porque eso de regar plantas y plantar batatas en quinta ajena por caridad (porque es fea y bruta esa Tomasa, aunque sea una fiera en el colchón), y que encima vengan a… ¡Noooo! ¡Con la cantidad de cotorras y papagayos locuaces que hay en este barrio! Mire usted si alguno de esos atrevidos llega a contarle a… ¡D’Artagnan, el sesentón, nos pega un tiro en la cabeza a los tres mosqueteros!”.-



El Dos - CUATRO CHAPAS[2]
 
                                                            Diego Oxley, Maestro santafesino del cuento costumbrista, in memoriam…

Y a Cartoneros (gente que sobrevive de la basura de la Sociedad Actual) y Piqueteros (gente desocupada que corta rutas para dar a conocer su hambre de dignidad) de la Nueva Argentina Globalizada.

   Lluvia…
  
   Una fuerte ráfaga de viento trepidó sobre los árboles y ayudó a la lluvia a cabalgar, enhiesta, por una ciudad escondida en el miedo tras una fortaleza de muros y techumbres (desde impávidos ventanales, rostros difusos resbalaron y cayeron como sombras de seres sin sombras).

   Las gotas, dispersas al principio, se aliaron en pocos segundos, y, apretujándose unas con otras, montaron briosas sobre el corcel del viento gris que, al final del otoño, trae entre sus dientes pastosos, sueños, melancolías y recuerdos tan oscuros como aquellas diminutas bombitas acuosas de aciagos presagios.

    Y sacudieron el aire.
    Lo agitaron y envolvieron, como juramentadas, en un cimbreante hechizo potteriano que conquistó cada molécula de su oxígeno, hasta devorarlo todo y explotarlo, en un instante, como una vandálica sinfonía de liendres húmedas que obnubiló el ambiente y lo cubrió de brumas a la hora del crepúsculo.

   “Usted es importante, amigo”, dijo el Referente del distrito. “Y, para que lo sepa, en mérito a su constancia, le vamos a regalar unas chapitas nuevas para reforzarle el techo al refugio. Ya los cumpas de la Básica nos han advertido que la viene pasando brava con cada tormenta que se le viene de arriba... Y eso es feo, che”.

   “¡Maldita lluvia!”, pensó Ramón Castillo. Y tosió como para ahogar a ese trueno brutal que estremeció la tierra, viniendo desde la aurora y electrizando el cielo hasta el tenebroso escondite del sol...

   “¡Maldita sea”, y se hundió en la cama desnuda y quejosa, como él, mezclándole su amargo aliento (de vino malo)  e inmundo (es decir, peor que sucio de la miseria de las sobras que, desde el noreste nacional, lo perseguía de pequeño ultrajándole más su condenada indignidad...).

   “Así que...”, recordó El Referente, “... no se olvide de cumplir como corresponde, ni se me ponga ´alegre´ antes de tiempo. Si se duerme, después de las seis de la tarde se termina la cosa; y, las chapas, bueno... Además, espero que los cien de la villa no fallen. ¿Comprendido, amigo? Nos vemos, ¿eh? Ah, ¡y que viva el Doctor, carajo!”, le instó luego a gritar en tono encendido y adulador. “Sí..., que viva, carajo y caracho”, fue su respuesta desganada y levitada -por el aire aguado- hasta el agujero sin fondo donde las temidas gotas se reclutaban y amalgamaban, cual sólida argamasa, para transformarse luego en látigos violentos que, como guirnaldas de viento y agua, azotaban la enclenque estructura de su rancho en Barrio Acería…

   … Que no tuvieron piedad como tampoco la habían tenido antes. Era la seguridad de poder hacerlo. De hecho, lo habían comprobado otras veces... Habían comprobado que, su ahuecado abismo, pequeño pero efectivo (diminuto como un sol ausente), podía conseguir todo aquello a lo que una gotera, precaria y astuta, puede aspirar: la protesta, el desaliento y el irascible gesto del habitante humano que ve asomar su babosa arquitectura, tomar cuerpo y deslizarse, lentamente, en sutil compostura, hasta estallar a los pies cual impertinente intruso (cuajada de burlona sonrisa aristocrática)… Y, detrás de ella, todas las demás; como un cortejo monocorde e infame, vuelto música de palanganas y cacerolas ante la troyana impotencia de su majestad, su excelencia, don Ramón Castillo de Prados y Puertas, actual Ramón de Cuevas y Caños...

   “¡Maldita lluvia, malditas chapas, maldito rancho!”, fue su queja airada y repetida con la lógica furia de un ego arrebatado, mientras peleaba por clausurar oídos y aliviar la mente afiebrada, torpemente, por el alcohol barato y el humo de mil cigarros retorcidos...
  
   Se sentía mal. Verdaderamente mal.

   “Pobre, pero honrado”, había sido siempre su lema desde que escapara del Chaco hacia el Litoral Argentino, en busca de mejores horizontes. Porque también siempre lo había intentado: discutir con sus hermanos del quebracho por lo que creía justo, más allá de la desdicha o, si se quiere, provinciana austeridad templada por el estómago vacío, los huesos solitarios y transidos, y los músculos trizados por el bolsaje del puerto de Reconquista y la zafra verense algodonera... Cosas heredadas de su padre y un Viejo Coronel luego “engeneralizado” por el pertinaz apostolado de sus compañeros de lucha... Hace mucho, mucho de esto, ¿no? En la sepia década de los ’40… Pero nunca había pedido nada a cambio de la prédica y el esfuerzo solidario. Sólo trabajo, alguna oportunidad de escaparle a la vinchuca, cerrado por el orgullo manso e irreverente de los que quieren crecer con responsabilidad y libertad de conciencia.

   Hasta que reventó. Y la oleada mugrosa lo trajo para la Ciudad del (Puente) Colgante, porque le decían “La Cordial”...

   Es que lo que vivía ahora era distinto. ¡La pucha! Muertos los veinte, estos treinta y pico que parecían setenta años, lo venían traicionando y de veras, ¡claro que sí y la pucha! Resignar su ley y pasar factura. Así era la cosa por estos tiempos y estos lares (aunque miró para atrás e intuyó que siempre había sido así). Cosa de tonto replanteársela. O de bruto sentimental… Porque todo el mundo lo hace... ¿O no?

   Entonces, el suceso con el que acababa de comprometerse, le volvió a agitar la conciencia… Sí, como el techo de su espanto villero, había sido finalmente agrietada por la malicia del poder que no repara en medios para hacerse dominio y demonio. Aunque intentara disimularlo pensando que, allá, en la distancia de su historia personal, otras gotas de recuerdos duros ya la habían resentido y perforado anudándole el alma; y que, desde la hondura sencilla de su propia lástima, comenzaran a asomar, pícaramente (y al modo de esa lluvia traviesa que tanto le atormentara), por el dintel sin luz de unos ojos perdidos y vidriosos...

   “Ta bien, Doctor Funes. Yo me encargo. Ramón no falla. Ramón consigue los cien para que voten; de cualquier forma: sobrios, chupados, maltrechos o del cogote. Pero que vengan las chapas, Doctor. Que vengan las chapas...”.-


El Tres - INTERMEZZO[3]
Al circular ocaso de la vida…
    De madrugada, después del festejo, el taxi se fue. Con ella y la abuela mimada.
    Ella le había dicho a papá que, al otro día, o ese mismo día para mejor decir –porque era de madrugada-, no vendría a almorzar; por lo que él, su ahijado preferido, quien también había despedido –alborotado por el vino- a su novia Melisa, no pudo dormir en toda la noche porque ella había asegurado que no vendría, y Esmeralda era su madrina, y él –quizás yo-, su ahijado preferido; y, a pesar de cómo era ella, él la quería y mucho, y cuánto sufría porque –en ella- sus achaques de salud se pronunciaban; así que, recién como a las nueve de la mañana de ese día feriado –patrio- creyó poder hacerlo, esto es, dormir después de un largo y grotesco desvelo; pero el timbre de la casa sonó, y no pudo, porque su mamá, dejando el locro en espera, abrió la puerta y era ella, Esmeralda,  quien había dicho que no vendría y vino, y que, a los gritos –como siempre-, irrumpió en el hogar paterno, saludó a todo el mundo porque había venido –menos a papá que sí dormía todavía-, y planteó su primera controversia con otro adormilado miembro femenino de la familia –su hermana Carol-, propio de ella, porque si no fuera así no sería ella –Carol-, y que se quejaba porque no la habían dejado dormir, ya que, ella –Esmeralda- había venido, así de pronto, del brazo de la abuela mimada –Matilde-, luego de decirle que no vendría, y vino…

    … Y él, aunque mucho la quería –no sólo por la herencia, dice (¿digo?)-… si no fuera porque se trataba de la querida, solitaria e inimputable tía madrina del campo, media sorda y media vieja y fea, pero –fundamentalmente-  muy dadivosa con él, su, según él, -seguro heredero- aunque dice (¿digo?), generosa con todos, que solía periódicamente visitarlos por cualquier razón, especialmente ahora que tanto sufría, y no ella, por ejemplo, su novia –Melisa- la que le hubiera dicho que no vendría y vino, o que vendría y no vino, se hubiera podido realmente enojar… Pero pensar que no era ella –Melisa- sino ella –Esmeralda- la que había venido cuando de seguro no lo habría hecho, pero vino…; entonces ahora, por fin ahora, su llegada le permitiría ponerse a dormir, porque si había dicho que no iba a venir y vino, eso significaba que no estaba tal mal como él –quizás yo-, creía…

   Fue mientras ella reclamaba su -¿la mía?)- presencia –su joven, noble (¿noble?) e inteligente heredero e ingeniero agrónomo-, como en el intermezzo de una pesadilla de la que no despertó jamás, aunque hubiera querido hacerlo y podido si hubiera sido ella –su novia- la que le hubiera dicho que no vendría y vino, o que vendría y no vino –y así habría podido enojarse- y, de hecho, despertar –de ira- por haberle fallado en alguno de ambos modos, cuando el timbre de la puerta sonó, y no era ella –Melisa- sino su madrina preferida la que había venido luego de decir que no lo haría, y vino… Sí. No era ella –su novia-, a quien realmente amaba y esperaba y que le había dicho, después del festejo, desde un susurro de alondra, mientras despedían a ella -Esmeralda- y a la abuela mimada, que luego vendría y no vino, sino que la que vino era ella, su querida, solitaria e inimputable tía madrina del campo, media sorda y media vieja y fea, pero –fundamentalmente- muy dadivosa con él, su heredero, aunque dice -quizás yo-, generosa con todos, y…


   Bueno, fue una muerte súbita, opinó ella –la chismosa del barrio-; coma alcohólico, de por medio, acotó. ¿Pero cómo puede ser, si el pibe estaba sano?, preguntó –casi protestando- otra, que había compartido –dicen- cama con el muerto… Pero le gustaba tomar –dijo otra, por celos nomás-… ¿Qué dice?, dijo ella indignada. Digo que usted no está en condiciones de opinar –sesentona verde- porque es la mamá de Melisa, y ella era (es) tan… como el pibe… Y estuvieron de festejo hasta muy tarde anoche… Yo sentí bien desde el patio contiguo a mi casa, como él se reía y se mofaba de ella –Esmeralda- a cada rato, y decía que no sabía cuándo se iba a morir esa vieja para cobrar la herencia que hace como un millón de años –desde el bautismo- le había prometido; porque era su madrina de campo, media sorda y media vieja y fea, y –fundamentalmente- muy dadivosa con él, su heredero –digo-, y que, miren como son las cosas, doña Amanda: un ACV cortito y la justicia que le cae como un rayo al muchacho necio (¿noble?) y burlón…
    … Porque la Esmeralda era media sorda, y media vieja y fea, pero la abuela mimada, que tanto la cuidaba y celaba, pero que sabía que no iba a recibir ni un peso de la maldita herencia, no. Tenía los ojos y los oídos muy atentos… Así que la querida, solitaria e inimputable tía madrina de campo, después del festejo, de seguro se enteró de todo… De seguro. Y usted debe saber que debió ser así. Porque es mujer, como ella, ella y ella… Por eso dijo “gracias” por el festejo, y que al almuerzo –por sentirse agotada y descompuesta- no vendría y vino, y el muchacho creyó que ella no iba a venir y vino, y que no podía dormir a pesar del alcohol que lo había poseído, y no porque estuviera preocupado por los achaques de su querida tía madrina de campo, sino trastornado por la idea y posibilidad de que, con lo que ella había bebido del veneno socrático -de su mano también- aquella noche –de su noble (¿necia?) mano y dulce (¿cínica?) sonrisa-, quizás ese mismo día se fuera (¡por fin!) para el otro mundo, pero aunque dijo que no vendría, sin embargo, vino…

© Por Adrián N. Escudero (Santa Fe, Argentina)
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA




[1] ADRIÁN N. ESCUDERO – Santa Fe (Argentina), 05-05-2010.-

   Publicado el 10-05-10 en el Magazín Virtual MUNDO CULTURAL HISPANO (Círculo literario del Ateneo de Alicante – España - Director: Denys Roland Jurado).
  
   Publicado el 14-10-2017 en el Blog de Autor del Foro “PARNASSUS, PATRIA DE ARTISTAS (Patria simbólica de escritores y artistas internacionales)” (Buenos Aires, Argentina). Responsable: Prof. Marisa Aragón Willner.-


  

[2]  ADRIÁN N. ESCUDERO – Santa Fe, Argentina  05-01-1998. Texto ajustado: 07-09-2002 y 19-11-2008
  
   Publicado el 07-06-03 en el Suplemento Cultural  “La Palabra”  -  Diario  “La Opinión”  (Rafaela), 07-06-03; y el 10-06-03, en su edición on line www.laopinonrafaela.co.ar
   Publicado el 20-11-08 en el Magazín Virtual MUNDO CULTURAL HISPANO (Círculo literario de Alicante – España – Director: Denis Roland-España).
   Publicado en la Revista Gráfica Trimestral  “DECIRES (Revista de Letras, Artes y Cultura” – Año 3, Nº 3 (Setiembre-Octubre-Noviembre 2008) – Enero 2009, págs. 123/124. Comercio y Justicia Editores - Babel Editorial. Cosquín (Córdoba-Argentina). Secretaria General y Directora Editorial: Victoria Servidio.

   Publicado el 14-10-2017 en el Blog de Autor del Foro “PARNASSUS, PATRIA DE ARTISTAS (Patria simbólica de escritores y artistas internacionales)” (Buenos Aires, Argentina). Responsable: Prof. Marisa Aragón Willner.-.




[3]  ADRIÁN N. ESCUDERO - Santa Fe (Argentina), 25-05-2006. T.a.: 05-10-2010.-

Publicado el 05-10-2010 en el Magazín virtual MUNDO CULTURAL HISPANO (Círculo literario del Ateneo de Alicante – España) - Director: Denys Roland Jurado.

   Publicado el 11-07-2017 en el Magazin virtual “REVISTA LUNASOL” – Julio 2016 (Sección Cuentos y Relatos) - Presidenta, Fundadora: Cristina Olivera Chávez (Texas, USA) – Directora Editorial: Eunate Goicoetxea (Alicante, España).

   Publicado el 14-10-2017 en el Blog de Autor del Foro “PARNASSUS, PATRIA DE ARTISTAS (Patria simbólica de escritores y artistas internacionales)” (Buenos Aires, Argentina). Responsable: Prof. Marisa Aragón Willner.-


UN POEMA de YOLADA ELSA SOLIS MOLINA, desde Barcelona, España

Imagen relacionada
Imagen de: nadanoslibradeescorpio.blogspot.com


UN POEMA de YOLADA ELSA SOLIS MOLINA

Mundo de noticias, guerras. Tumultuosas marejadas
de alaridos que los sueños, perdieron de madrugada...
¿Dónde se fue la esperanza y aquel sol de las mañanas?
solo se escuchan lamentos, el estruendo y la metralla...!
Mirando vivir quedamos, mirando morir sufrimos...
a los niños mutilados y horizontes purpurinos....
La mirada horrorizada, el alma de sal sentimos!
Mirando morir quedamos, mirando morir morimos!
Detrás de esos ojos mueren, anhelos esperanzados,
ocultan párpados tibios, miedo y fervor enlazados...
!fuerzas, calor y mañanas, sueños de paz anhelados,
ensoñación, sol, amores y proyectos destrozados...!
Detrás de esos ojos muere, la esperanza mutilada
alma desesperanzada, tierra yerta y arrasada...!
Ojos  apretados sueñan, el deseo de un mañana,
lágrimas de sal ocultan la ansiedad desesperada,

Solo la vida en eterna explosión valiente reta
a guijarros y  desiertos, piedras, raíces y arena,
rodeando troncos y grietas, subiendo por las laderas,
para surgir en las sombras, vida latente y perpetua...
Vida surgente, explosiva, en conjunto con la tierra,
garantizando la Vida, eclosiona con la hiedra...
en rosadas hojas nuevas, en pétalos de azucenas...
¡En nuevo ciclo y colores! ¡Para ganarle a la guerra!!!

©YOLANDA ELSA SOLÍS MOLINA, poeta y escritora argentina
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA
  




PARCHEANDO NUESTRAS FRUSTRACIONES, Salomé Moltó, Alcoy, Alicante, España


Resultado de imagen para niño separado de los padres
Imagen de: eres mamá


PARCHEANDO NUESTRAS FRUSTRACIONES

Los problemas económicos y de salud deberían ser, junto a los sentimentales, los más importantes a los que tendríamos que hacer frente, pero hay una cantidad de muchos otros que también nos afectan sobre todo, en el diario convivir.
Los desequilibrios de diversa índole nos perjudican notablemente uno de ellos es la nutrición. La obesidad está alcanzando niveles alarmantes y aunque no sea sólo, por un exceso de ingerir alimentos de forma desaforada, es tal vez, la ansiedad ante una serie de frustraciones que nos llevan a estos excesos.
Lo peor, es que empieza en la infancia. Atender constantemente las exigencias de los niños a los que hinchamos de golosinas para que nos dejen tranquilos, sin darnos cuenta del mal que les hacemos y no por que ensucian, la mayor de las veces su cuerpo con el exceso de azúcar, sino que entramos en una espiral de ansiedad, ya que el niño pide más y nosotros no sabemos cuando parar de darle “cochinadas”, como solemos decir habitualmente.
Algo importante a tener en cuenta, no es la calidad de lo que ingerimos, el tamaño, la medida, forma y peso, también lo es, por eso la preocupación por saber la calidad de los alimentos, sobre todo en estos lugares que no solo podemos disfrutar de un sol espléndido y buena temperatura,  también de alimentos ecológicos.
Tengo la impresión de que niños y adultos viven en mundos diferentes, incluso padres e hijos. Muy cierto es que cuando el padre llega a casa cansado de una jornada laboral cada día más penosa, no está para “tirar cohetes”, valga la expresión, pero el niño no lo sabe ni lo comprende, su hubiera más comunicación entre ambos quizás las cosas cambiaran, por eso cuando Ramón nos dijo: “No iré a comer con vosotros, me voy a ver jugar al futbol a mi hijo”, en el fondo me alegré.
Y si por pedir y cambiando un poco de tema, en esta ciudad que hay muy buenos expertos en cualquier materia, unas páginas semanales de un tema como la psicología, tanto infantil como adulta, sería muy interesante.
 La cultura y la convivencia nos enriquecen ¿no?

©SALOMÉ MOLTÓ, poeta y escritora española
MIEMBRO HONORIFICO DE ASOLAPO ARGENTINA
                                                                          



sábado, 11 de noviembre de 2017

PLUTÓN, Teresinka Pereira, Ottawa, Usa


Resultado de imagen para pluton

Imagen de: Astronomía Educativa

PLUTÓN

      Para Alan Stern*

Un frío y distante
mundo, un planeta,
un pequeño paraíso
en el Sistema Solar:
Plutón, el planeta enano,
situado a tres billones
de años del Sol
y casi diez años
viajando por la nave espacial
Horazon, lanzada desde la Tierra.
Alan Stern espera:
"¡ Vamos conseguir fotografías
de las cinco Lunas plutónicas!"
Claro, esto puede hacer
un astrónomo enloquecer
de felicidad,
¡ y a un lunático poeta
también!

     
*Alan Stern es un astrónomo
de la NASA y un gran entusiasta
de la misión al planeta Plutón.

....................

PLUTO
                To Alan Stern*

A cold and distant world,
a planet is a small
dream paradise
in the solar system:
Pluto, the dwarf planet
stays three billion years
from the Sun
and almost ten years
of the spacecraft Horizon
from Earth. 
Alan Stern waits:
there will be photographs
of the Plutonic five Moons,
enough to drive an astronomer
or a lunatic poet
out of their minds.

 *Alan Stern is an astronomer
and great supporter of the
mission to Pluto.

©TERESINKA PEREIRA, poeta y escritora bralileña

MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA