bienvenidos

bienvenidos

jueves, 1 de diciembre de 2016

Selección de GRANDES POETAS Y ESCRITORES DE ECUADOR

Resultado de imagen para bandera de ecuador

Selección de GRANDES POETAS Y ESCRITORES

ECUADOR

José de la Cuadra
Imagen relacionada

RUTA

Concéntrate en ti mismo i sé un enigma eterno;
desecha lo que diga la torpe humanidad;
i piensa que en ti llevas un cielo i un infierno
i que eres el substráctum de toda eternidad.
No te acobarde nunca el porvenir oscuro,
i jamás lo ilumines con tu imaginación;
que en las sombras que llenen tu camino futuro
debe guiarte la brújula de la sola razón…
Mata tus ilusiones…; porque nada en la vida
se realiza de cuanto soñamos. El IDEAL
es un beso que nunca nos dio la bienquerida,
un bálsamo que siempre deseará nuestra boca
i una nube que puso el demonio del mal
en el celaje limpio de nuestra mente loca…
José de la Cuadra nació en Guayaquil, el 3 de septiembre de 1903. Falleció en su ciudad natal, el 2 de febrero de 1941
Abogado Profesor del colegio Vicente Rocafuert, Vicerrector del colegio Vicente Rocafuerte, Subsecretario de Gobierno, Secretario general de administración pública, Visitador consular, Delegado del Gobierno para el estudio de leyes, Escritor, Presidente del Centro Universitario de Guayaquil, Presidente de la Federación del Sur de Estudiantes Universitarios.
Parte de su obra: “Los monos enloquecidos”, 1931? 1951? “La vuelta de la locura”. “El amor que dormía”, “Repisas”,1932. Se publicó la primera edición de “Horno”, 1932. El libro comprendía once cuentos; en estas páginas campea “el dolor, la venganza, la miseria, las aberraciones sexuales, reclamando enmiendas”, 1940. En 1933, En “Americana” de Buenos Aires, se publicaron: “Iniciación de la novelística ecuatoriana”, “Advenimiento literario del montubio” y “¿Feísmo? ¿Realismo?”. En Guayaquil, escribió para “El Telégrafo”. “Personajes en busca de autor” La mejor narrativa de José de la Cuadra: “Los Sangurimas”, Madrid en 1934. Publicó su ultimo libre “Guasinton”, 1938.
Sus principales trabajos son: “Oro de sol” (1925).”Nieta de Libertadores”, “El extraño paladín”. “El amor que dormía” (1930). “Repisas” (1931). “Horno”. “La Tigra Los Sangurimas” (1934). “Los monos enloquecidos”, (1951).





Medardo Ángel Silva
Resultado de imagen para medardo angel silva


EL ALMA EN LOS LABIOS


“Cuando de nuestro amor la llama apasionada
dentro tu pecho amante contemples extinguida,
ya que sólo por ti la vida me es amada,
el día en que me faltes me arrancaré la vida.
Porque mi pensamiento, lleno de este cariño
que en una hora feliz me hiciera esclavo tuyo,
Lejos de tus pupilas es triste como un niño
que se duerme soñando en tu acento de arrullo.
Para envolverte en besos quisiera ser el viento
y quisiera ser todo lo que tu mano toca;
ser tu sonrisa, ser hasta tú mismo aliento,
y así poder estar más cerca de tu boca.
Vivo de tu palabra, y eternamente espero
llamarte mía, como quien espera un tesoro.
Lejos de ti comprendo lo mucho que te quiero
y, besando tus cartas, ingenuamente lloro.
Perdona que no tenga palabras con que pueda
decirte la inefable pasión que me devora;
para expresar mi amor solamente me queda
rasgarme el pecho, amada, y en tus manos de seda
dejar mi palpitante corazón que te adora!”

Medardo Ángel Silva nació en Guayaquil el 8 de junio de 1898, y murió trágicamente el 10 de junio de 1919 en la misma ciudad (apenas cumplido los 21 años). Escritor, poeta, músico y compositor, considerado el mayor representante del modernismo en la poesía ecuatoriana Entre sus famosas Parte de su obra: El árbol del bien y del mal (poesías, 1918), María Jesús (novela, 1919), La máscara irónica (ensayos), Trompetas de oro (poesías), El alma en los labios.




Jorge Icaza
Resultado de imagen para jorge icaza

PAISAJE DE SOL

Azul cobalto el cielo, gris la llanura
de un blanco tan intenso la carretera,
que hiere la retina con la blancura
de la plata bruñida que reverbera.

Allá lejos, muy lejos, una palmera,
tras unas tapias rojas, a grande altura,
como el airón flotante de una cimera,
levanta su penacho de fronda oscura.

Llego al lejano huerto; bajo la parra
que da sombra a la escena que me imagino,
resuenan los acordes de la guitarra;

rompe el silencio una copla que ensalza el vino...
y al monótono canto de la cigarra
avanzo triste y solo por el camino.

Jorge Icaza, poeta y escritor, nacido en Quito, Ecuador. 1906 – 1978
Fue un escritor dedicado a su profesión literaria. Ha ejercido las funciones de Agregado Cultural ecuatoriano en la Argentina. Ha representado a su país en varios congresos intelectuales.
Atormentado por los conflictos raciales, no olvida el ancestro aborigen. Clarísimo testimonio de ello es el “Chulla Romero y Flores”, protagonista de la principal novela de Icaza. Por igual en los cuentos “Cachorros” y “Mama Pacha” y en las novelas “Cholos, explotadores contra el indio en “Huasipungo”, que es la novela a la que más se ha venido refiriendo la crítica.

Parte de su obra: “El intruso” (1928); “La comedia sin nombre” (1929); “Por el viejo” (1929); “Cuál es” (1931); “Como ellos quieren” (1931); “Sin sentido” (1932).
 “Barro de la sierra” (cuentos, 1933); “Huasipungo” (primer premio de la novela de Hispanoamérica en un concurso de la “Revista Americana” de Buenos Aires, 1934); “En las calles” (premio nacional de la novela del Ecuador, 1936); “Cholos” (novela, 1938); “Media vida deslumbrados” (novela, 1942); “Huairapamushcas” (novela, 1948); “Seis relatos” (cuentos, 1952); “El chulla Romero y Flores” (novela, 1958). “Atrapados”.




Pablo Palacio
Resultado de imagen para pablo palacio

 VIAJE FINAL
 Junto a este cubo mío, el otro, sólo un delgado tabique de por medio. En ese cubo vivía mi amigo y éste era el más dulce amigo.
Todos los días nos decíamos.
–¿Cómo has amanecido? Buenos días.
–Hola, buenos días. ¿Cómo has amanecido?
Y nos dábamos palmaditas en las espaldas y sacábamos a los ojos nuestra alegría de camaradas que son dulces amigos.
Nos hemos comunicado nuestros grandes planes y el hambre a los dos juntos nos ha devorado. El mismo ojo agudo, la misma oreja fina.
Luego, ya entrada la noche como una vez amanecido:
–Hasta mañana, Bernardo. Pásalo bien.
–Sueña con los angelitos, Andrés; hasta mañana.
¿Por qué, entonces, ahora, Bernardo, dulce amigo mío, en vez de hacer la despedida de costumbre, has tenido la indiscreción de comunicarme tu próxima muerte y tu deseo de no ser interrumpido?
–Sí, Andrés, adiós. Voy a coger una pulmonía.
Adiós, Bernardo. Ya sabes que yo lo siento inmensamente.
Y has tomado sitio en tu pequeño cubo, asegurando tu soledad por dentro, estirándote de espaldas esperando.
Yo he pasado toda la noche en vela, la oreja pegada al tabique arrodillado de este otro lado de tu lecho.
Primero todo era tranquillo como en el más tranquilo sueño.
Después tosías, ¡cómo tosías, amigo Bernardo! Cúju, cúju. Cúju, cúju. Cúju, cúju.
Ahora te agitas, ahora cruje el lecho. Te levantas, ¿te levantas, amigo Bernardo?…
Agua, agua. Te pasa el agua a grandes golpes por la garganta, como la fuga atropellada de una represa a través de un tubo demasiado estrecho.
Luego te tranquilizas. Ya estás bien así.
Una hora, otra hora.
Me vence el sueño y caigo dormido por un minuto, sólo por un minuto, que yo he pasado toda la noche en vela.
Ahora viene el sobresalto.
Estás muriéndote, Bernardo. Oigo tus quejidos bajitos pero desgarradores. Tus gemidos… Tus gemidos y tus gemidos, ay, ¿hasta cuándo?
Nosotros éramos los más dulces amigos ¡y yo de aquí no puedo moverme para auxiliarte
o por lo menos para verte ahí cerca!
Bernardo, me has ayudado a matar el tiempo. ¿Qué hubiera sido de mí solo en las horas calladas? Bernardo, me siguen como la sombra tus ojos azules, en medio de lo negro, sin pestañear, dulces, cordero degollado.
Ya aparece, al lado del gemido, un ronquido como de fuelle que quiere aire.
“Ay… ggoro-gorr”… “Ay… ggoro-gorr”
Después ya no hay gemido. Sólo ese ansioso tirar del aire desesperadamente, cada vez más fuerte y más fuerte, llenando todo el cubo con el sonoro escándalo que levantas por no dejarlo. Lo odias y lo amas.
¿Lo amas, Bernardo?
“Ggoro-gorr… Ggoro gorr”
Se hincha el fuelle de tu garganta, ya no hablarás otra vez conmigo.
Ya el ronquido se debilita. Cada vez más bajo, más bajo, más bajo… Ya sólo es un aliento. Ya no es ni un aliento. Ya es nada.
Silencio.
¡Bernardo! ¡Bernardo!
Golpeo el tabique…
Silencio.
¡Bernardo, el cuello era demasiado estrecho y vas a poner cara de ahorcado!
¡Quítatelo!
Silencio.
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
¡Ay, ya ha muerto mi amigo Bernardo, mi más dulce amigo!


Pablo Palacio nace en Loja el 25 de enero de 1906. Fallece el 7 de enero de 1947.
Parte de su obra:  
Novelas: -Un nuevo caso de mariage en trois —parte de la novela Ojeras de virgen cuyos originales se perdieron— (Quito, 1925).  -Débora (Quito, 1927). -Vida del ahorcado —novela subjetiva— (Quito, 1932).
Cuentos: -El huerfanito (Loja, 1921). -El antropófago (Quito, 1926). -Luz lateral (Quito, 1926). -Brujerías (Quito, 1926). -Un hombre muerto a puntapiés (Quito, 1927).
-Las mujeres miran las estrellas (Quito, 1927). -La doble y única mujer (Quito, 1927). -El Cuento (Quito, 1927). -Señora (Quito, 1927). -Relato de la muy sensible desgracia acaecida en la persona del joven Z (Quito, 1927); Una mujer y luego pollo frito (Quito, 1929). -Cuentos hispanoamericanos, Ecuador (1992).



Numa Pompilio Llona
Resultado de imagen para NUMA POMPILIO LLONA
 LOS ARQUEROS NEGROS
Tras el hombro el carcaj : un pie adelante;
con el brazo fortísimo membrudo
tendiendo el arco; y, con mirar sañudo,
inclinado el etiópico semblante,

así, en hilera, el batallón gigante
de dolores me acecha torvo y mudo;
y sus saetas clava en mi desnudo
ensangrentado pecho palpitante!…
¡Mas no de tus flecheros me acobardo
ante el airado ejército sombrío;
sus golpes todos desdeñoso aguardo!…
¡Manda a tu hueste herirme, oh Hado impío,
hasta que lancen su postrero dardo!
Hasta que se halle su carcaj vacío.


Numa Pompilio Llona nació en Guayaquil 5 de marzo de 1.832 – murió el 4 de abril de 1907
Desde 1.854 hasta el 59 fue redactor principal y literario del diario “El Comercio” de Lima, decano de la prensa peruana, escribiendo con esa brillantísima generación poética formada por Fernando Velarde, Luis y José Arnaldo Márquez y Manuel Adolfo García, a la que se unieron Clemente Althaus y Juan de Arona, el venezolano José Vicente Camacho, Luis Benjamín Cisneros, Ricardo Palma, Carlos Augusto Salaverry. De esa época es su afamada “Oda al General Necochea y a América”.
Entre 1.860 y el 62 compuso el poema lírico “La toma de las islas de Chincha” que después incluyó en “Los Clamores de Occidente”.



Jorge Carrera Andrade
Resultado de imagen para jorge carrera andrade

VENDRÁ UN DÍA MÁS PURO QUE LOS OTROS

Vendrá un día más puro que los otros:
estallará la paz sobre la tierra
como un sol de cristal. Un fulgor nuevo
envolverá las cosas.
Los hombres cantarán en los caminos,
libres ya de la muerte solapada.
El trigo crecerá sobre los restos 
de las armas destruidas
y nadie verterá
la sangre de su hermano,
El mundo será entonces de las fuentes
y las espigas, que impondrán su imperio
de abundancia y frescura sin fronteras.
Los ancianos tan sólo, en el domingo
de su vida apacible,
esperarán la muerte,
la muerte natural, fin de jornada,
paisaje más hermoso que el poniente.

 Jorge Carrera Andrade (Quito, 1903-1978)
Parte de su obra: Estanque inefable (1922) La guirnalda del silencio (1926) Boletines de mar y tierra (1930) En los años 1957 y 1959 publicó Hombre planetario, Latitudes (1934) Canto al puente de OaklandEl volcán y el colibrí (1970), y la publicación de su Obra poética completa (1976).




domingo, 27 de noviembre de 2016

¡QUÉ ME QUEDÓ DE TI?, María Esther Sorbello, Buenos Aires, Argentina

Imagen relacionada
Imagen de: www.fotolog.com

¡QUÉ ME QUEDÓ DE TI?

Me quedó tu perfume,
el sabor de tus besos,
la boca gastada por ellos,
los días vividos
el calor de tus ojos
las caricias que me diste
las caricias que te di.
Tu risa, tus ojos
con brillo de llanto
y tu voz, cubriéndome toda
tu piel y tus manos
¿Qué me quedó de ti?
Lo dulce y lo amargo
la risa y el llanto
la luz y la tiniebla
tu miedo, tu miedo...
y a vos amor
¿Qué te quedó de mí?

©MARÍA ESTHER SORBELLO, poeta y escritora argentina
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA




NOSOTROS LOS COBAYAS, Salomé Moltó, Alcoy, Alicante, España

Resultado de imagen para cobayas imagenes
Imagen de: www.cobayas.org

NOSOTROS, LOS COBAYAS

(Temas de Reflexión)


                                               No sabemos lo que nos deparará el siglo XXI, va avanzado, pero en estos primeros años, que hemos ya vivido, con los ataques islámicos a América y Francia, las guerras que afloran en cualquier lado del planeta, sobre todo la de Irak, Siria, podemos estar seguros que la humanidad ha dado un giro manifiesto hacia una beligerancia cada vez más cruenta. ¿Es esto también parte de la globalización? El estado de guerra se vuelve natural. Las Ongs van poniendo parches, cada vez más pequeños, al terror que aflora en cualquier rincón del planeta, ya  no les quedan ni recursos.
                                               Quizás será, contrariamente a como siempre se ha creído, que el estado de guerra es el estado natural del hombre y que su codicia es algo consustancial a su naturaleza.
                                               ¿Qué fue de ese pueblo noble, luchador y audaz, capaz de tomar en las manos su  propio destino?¿Han desaparecido las clases sociales para peor? ¿Ya no hay nada por lo que luchar?¿Somos unos estómagos agradecidos pegados a la especulación y al consumo?. Quisiera pensar que no. Y si la técnica y los recursos son suficientes para todos ¿por qué se siguen muriendo de hambre tantos niños?¿ por qué se llena el mar de tantas pateras y cayucos de gentes desesperadas que no dudan en arriesgar sus vidas por un futuro más que incierto? Me quedan muchas preguntas por hacer y muchas soluciones que se tienen que dar, tantas como la impotencia que me abriga. Impotencia porque al pueblo, lo que es de verdad pueblo, no sé ni a donde ha ido a parar. Sí, hay pequeños grupos “de afinidad” se dice, que quieren cambiar el mundo. ¡Qué bien!. Tomaré asiento mientras tanto.
                                               Nunca, ningún grupo de afinidad, ni perteneciente a partido determinado, ha podido hacer revolución alguna, ni cambiar la sociedad si no ha contado con el pueblo. Hoy malvive acomodado al consumo, dopado de estupideces, drogas y religiones.
                                            El ejemplo más latente lo tenemos en el pueblo español que fue capaz, con su ejemplo de organizar la economía al tiempo que hacia frente al fascismo externo y al fascismo rojo interno. Hoy conmemoramos el  ochenta aniversario.
                                                Cuando a finales de la segunda guerra mundial los aliados entraron en Francia muchos refugiados españoles pensaron que las tropas pasarían los Pirineos y echarían a Franco de su poltrona restableciendo un gobierno democrático. Ignoramos cuales hubieran sido los resultados.
                                               Pero los que desarrollaban estas conjeturas, pensaban poco en que, años atrás al capitalismo se le presentaron dos enemigos el fascismo y el comunismo y no dudo un momento en aliarse con el segundo para eliminar al primero. Al comunismo, que no al pueblo ruso, esta labor ya la hacía muy bien el propio comunismo, lo eliminó, sí, casi cincuenta años después.
                                               El pueblo, los pueblos llevan muchas años organizándose, luchando por su dignidad, basta que un déspota, un enajenado, o un sistema económico, especulativo para que se destruyan generaciones de laboriosa constancia creando un mundo más racional y feliz para todos.
                                               ¿Cómo andaba la geopolítica por los años 30?, El mundo había radicalizado sus posturas. Desde 1927, poco antes  del CRAK, en Italia el fascismo sentaba sus reales. Poco después Hitler subía al poder legalmente y táctica y sistemáticamente impone sus degradante sistema de opresión y de eliminación de todo lo que no fuera, lo que él entendía por raza aria. En Rusia, ya eliminados los soviets, Stalin continuaba sus purgas, hasta incluso contra sus propios compañeros de lucha, entre ellos, kamenet, Zinoviev y Bujarin, hasta quedarse solo. Troski, tampoco pudo escaparse de la ferocidad de Stalin que no dudo en mandar al mercenario español  Ramón Mercader, hasta México para eliminarlo.
                                               Todos estos pueblos fueron utilizados como carne de cañón para guerrear a favor de tal o cual imperio El pueblo español, convertido en cobaya sirvió para el sacrificio de unos y otros. Sufrió el bombardeo y los ataques del fascismo italiano y alemán, mientras el petróleo americano nutria los tanques franquistas. Los “demócratas”  europeos nos daba la espalda abandonados a nuestra suerte, para caer en manos del despotismo soviético que sí, nos vendía deficiente armamento, pagado, nunca mejor dicho, a precio de oro. Veinticinco toneladas que se desembarcaron en el puerto de Odesa y todo para que en España, se impusiera la dictadura del proletariado  Sí, nos tomaron por cobayas, pero nunca  otro   pueblo supo organizarse mejor y dar una lección de nobleza y dignidad como lo hizo el pueblo español, organizando su economía en su totalidad aunque en sitios puntuales, a pasear de los partidos políticos de toda condición y de sus vergonzantes egoísmos.

©SALOMÉ MOLTÓ. Poeta y escritora de Alcoy, Alicante, España
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA



SONETO DE RIMA POBRE, Rafaél Mérida Cruz-Lascano, Guatemala

Resultado de imagen para rafael merida cruz lascano

SONETO DE RIMA POBRE  

Rafael Mérida

.
.
 Yo que vengo poetando
un soneto consentido
como nunca lo ha habido
y ahorita voy rimando
.
Quien el buen escribir ama
que busca el texto profundo
si queda meditabundo,
y la  obra no se declama.
.
Este ritmo hay que mirar
siete rimas facilito
estudiamos sanamente
.
Yo sé que le va a gustar
este verso es chiquitito
es de muestra solamente

©RAFAEL MÉRIDA CRUZ- LASCANO, poeta y escritor guatemalteco
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA


1ª. conjunción del gerundio: poetando, rimando. (endo)
Consonancia imperfecta, participio: Consentido, Habido
verbos en infinitivo: Ama, declama.
Verbos infinitivos: Mirar; gustar.  er; ir.
Consonancia imperfecta:  Consentido, habido.
Conjunción, pasado: Habido.
Adverbio: Solamente

Las rimas señaladas como pobres, no están completamente prohibidas, pueden usarse de vez en cuando, pero su uso extenso o forzado siempre revelará superficialidad y falta de esmero de parte del escritor… a no ser que se usen deliberadamente con algún fin didáctico o filosófico.
La rima en una poesía, es como la sal en la comida.
.


CARRUAJE EN LAS SOMBRAS DE LA NOCHE, Antonio Las Heras, Argentina

Resultado de imagen para CARRUAJE EN LA NOCHE
Imagen de: www.espores.org


CARRUAJE EN LAS SOMBRAS DE LA NOCHE

 Por Antonio Las Heras
                                            Para Sandra Noemí Britos.

Carruaje en las sombras de la noche
capaz de cruzar entre los árboles del bosque
sin dejar señales; ni siquiera un rastro.
Apenas lo distingue el sonido apagado
por el chasquido del látigo en el aire disperso
siempre cuidando no tocar a los caballos.

Ese hombre va solo, riguroso y en silencio
certeza tiene sobre el rumbo que ha tomado.
Se encuentra más allá de toda decisión terrena.
Es su espíritu hidalgo luminoso acongojado
que le guía cual brújula eficaz hacia el castillo
donde duerme, y lo aguarda, una mujer sincera
a la que el caballero ama, amará y ha amado.

En la región más oculta de la caverna iniciática
ese hombre vivió la iluminación trascendente
hallando que no hay cifra prefijada ni fatalidad.
Mucho menos un profano concepto de destino.
Todo es construcción permanente personal.
El Omnipotente deja a la humilde criatura
dispuesta a ejercer el esencial libre arbitrio
que edifica la alambicada historia humana.
Cada uno es dueño de su fugaz presente.
Arrastra los recuerdos, los hechos, la memoria
e intuye aquello que anhela ocurra en lo futuro.

El caballero sabe, y tiene la certeza, de que sólo una cosa
es segura perdurable inmutable en el Universo
en tanto él sepa cumplir la misión que le fue legada.
Lo único inmutable es el singular entramado del Amor
que siente por ella y el hecho claro de que la Dama lo ama.

©ANTONIO LAS HERAS, poeta y escritor argentino

ASESOR CULTURAL DE ASOLAPO ARGENTINA EN BUENOS AIRES